De albañiles a paleontólogos: La familia que encontró restos de mamut

La familia Morales Ordaz jamás pensó que en su patio hubiera restos de mamut; buscan puedan quedar en el municipio y exhibirse





La familia Morales Ordaz llegó a vivir al predio que habita en San Lorenzo Toxico, Ixtlahuaca, hace 22 años; jamás pensaron que en su patio hubiera restos de mamut, mismos que descubrieron apenas en abril.

Ahora buscan que puedan quedar en el municipio y exhibirse.

Don Fabián y Adolfo, padre e hijo, son albañiles pero accidentalmente su oficio cambió a paleontólogos tras hacer el descubrimiento, al que le han tomado cariño y protegido como un tesoro invaluable.

Desde el hoyo que iba a ser la cisterna familiar, don Fabián explicó que empezaron a cavar con pico y pala y de repente cuando ya habían completado poco más de dos metros, sintió que le dio a algo macizo, pensó que era una roca o grava por el color. 

Al cabo de unas horas lo que descubrieron fue una gran parte del fémur del ejemplar, que es de casi un metro y 30 centímetros, siguieron con la limpieza del área y descubrieron el mentón. 

«Le avisamos a una de las hijas que vive en México, le mandamos foto, encontramos un huesote, ah entonces deja investigar, y ya investigó y dice oye no lo vayan a lastimar porque ese es un hueso de antigüedad, de años», contó. 

Su predio es uno de los últimos de la comunidad

Por lo que los «huesotes«, como les llama de cariño, han atraído a las visitas que se dan cita en su casa casi del diario y a todas horas. 

«Toda mi familia está a gusto, porque dicen que en todos lados no hay y de buenas a primeras los encontramos aquí.

Pero también asustados por lo mismo de que ya vinieron varios que los quieren sacar, pedimos resguardo de la alcaldía y nos mandaron patrullas», dijo.

TE RECOMENDAMOS: Piden al gobierno de Naucalpan donación al INAH

Adolfo, relató que llevan años con obras de grandes cisternas, de casas, cimientos, y jamás pensaron que un día harían un descubriendo tan asombroso y menos que el descubrimiento iban a hacerlo en el patio de su vivienda. 

«Fue mucha la impresión de verlos, de saber que estaban aquí sin saber nosotros, hasta que excavamos ya nos los encontramos».

Para ellos el ejemplar que data de unos 10 mil años, tenía ganas de que lo descubrieran y emerger, porque los restos óseos quedaron justo en el límite en donde originalmente iban a echar el piso de la cisterna. 

«Otro poquito y no los encontramos, porque si hubiéramos decidido hacer la cisterna menos profunda ahí se quedan más años o nunca hubiéramos sabido que estaba ese animal ahí enterrado», narraron. 

Estudiaran a fondo los restos de mamut

Estudiantes de escuelas cercanas, amigos, vecinos, ancianos de la comunidad, autoridades del ayuntamiento y ahora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han acudido a la excavación. 

Recientemente el INAH confirmó que si son nuestros prehistóricos de un ejemplar de megafauna y en breve harán su rescate para examinarlos.

Para posteriormente estudiarlos pues de momento no se ha determinado si son de un mismo animal, sexo o edad.

Incluso se dijo que son de proboscídeo, pero especulan pudieran ser mamut colombiano, el primer ejemplar hallado en Ixtlahuaca.

Pero del que ya han descubierto restos en Metepec o San Mateo Atenco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *